Esta página web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, aceptas el uso de las cookies en tu dispositivo tal y como se describe en nuestra Política de Cookies.
  • 34373383

Acerca de Roatán

Roatán está ubicado en el Caribe occidental (16 ° S, 86 ° O) aproximadamente a 35 millas (56 km) al norte de Honduras continental. Roatán es la más grande y más desarrollada de las Islas de la Bahía con un área de 49 kilómetros cuadrados (12, 740 hectáreas). Tiene un eje EW de 30 millas de largo y un eje NS de 1-2 millas de ancho. Las otras islas principales son Guanaja (29 millas cuadradas) y Utila (16 millas cuadradas). Estas islas forman un creciente de 75 millas (120 km) junto con tres islas más pequeñas de Helene, Morat y Barbareta y 65 llaves diminutas; 23 de los cuales se encuentran fuera de Roatán.

Las temperaturas en Roatán oscilan entre 77 y 88 ° F. El período lluvioso ocurre entre octubre y enero. Las precipitaciones superan los 6 pies o 2.000 mm anuales, la mayoría de los cuales cae durante la temporada de lluvias. Si bien la duración de la estación seca puede variar, la duración promedio de este período es de 3 meses. Menos de 100 mm de precipitación generalmente ocurre entre febrero y junio, y el período de suelo seco ocurre de marzo a mayo. Las cálidas aguas cristalinas que rodean Roatán oscilan entre 78 y 84 ° F.

Las Islas de la Bahía se encuentran en el cinturón de vientos alisios y los vientos alisios del este al sureste con velocidades de 19 a 26 mph son relativamente constantes. Los períodos de hasta 5 días de calma total son comunes en agosto, y cada invierno 5 a 7 frentes fríos norteamericanos ("northers") llegan a las islas trayendo cambios de viento hacia el norte y el oeste, cielos nublados y lluvias prolongadas. En la costa norte de las islas, los vientos típicamente soplan desde el este. La influencia casi continua de los vientos alisios da como resultado una condición característica de alta humedad relativa. Mientras que Roatán se encuentra más hacia el oeste que los senderos de la mayoría de los huracanes del Atlántico, se estima que uno grande cada 10 años. Antes del huracán Mitch en 1998, el huracán Fifi en 1974 fue el peor en los últimos tiempos: la velocidad del viento llegó a más de 100 millas por hora y cayeron más de 20 centímetros de lluvia.

Roatán tiene una columna vertebral montañosa; solo el 2% se considera nivel (menos <5% grado). Son muchos picos empinados, algunos que se elevan a más de 1.300 pies, hacen que la isla sea inadecuada para la agricultura. Mientras que la mayoría de la isla posee pendientes entre 30 y 75%, pueden alcanzar pendientes del 90% en algunas áreas. La mayoría de las áreas niveladas son pantanosas.

La vegetación de la isla ha sido modificada a través de los años a medida que se han introducido la agricultura y las especies exóticas (anacardos, mangos, almendras). A pesar de la alteración, el clima cálido y húmedo aún admite una exuberante diversidad de plantas. Más del 50% de la isla se encuentra bajo algún tipo de cubierta forestal. Varios tipos vegetativos prevalecen. Los bosques primarios, secundarios, mixtos y de pinos se encuentran en las crestas más altas. En las laderas del valle inferior se pueden encontrar pequeñas extensiones de bosques de frondosas, palmeras densas, lianas, orquídeas y helechos. Una asociación de matorrales espinosos está bastante extendida en Roatán. También hay varias áreas de manglares concentrados y vegetación de playa alrededor de la isla. Los pinos y robles nativos que impresionaron a Colón para nombrar a las Islas de la Bahía siguen existiendo aunque ya no cubren un área tan extensa. Otras especies nativas incluyen el gumbo-limbo, la cecropia, la higuera estranguladora y muchas palmeras diferentes. Los troncos y ramas de cada árbol son el hogar de una variedad de orquídeas, lianas, helechos y bromelias. Los sitios más secos albergan acacias y mimosas con sus afiladas espinas.

Los ecosistemas terrestres en Roatán apoyan una abundancia de vida silvestre. Si bien muchas especies que se encuentran aquí son las mismas que se encuentran en el continente, el aislamiento de las Islas de la Bahía ha brindado la oportunidad de que evolucionen algunas especies endémicas. Actualmente hay nueve especies y dos subespecies de animales endémicos de las Islas de la Bahía. Algunas de estas especies son el Loro de Roatán (Amazona xantholora), el Roatán Agouti (Dasyprocta ruatanica), la Serpiente de coral de Roatán (Micrurus ruatanica), el Marmosa (Marmosa ruatanica) (zarigüeya del ratón) y la Boa Rosy (Boa constrictor). Cinco de las especies son moluscos descritos por el profesor Emilio García de la Universidad Estatal de Louisiana en cooperación con RIMS. La fauna que se ha extinguido o extirpado de las Islas de la Bahía incluye la foca monje del Caribe (ahora extinta), el manatí antillano y los bobos marrones y de patas rojas.

El Departamento de Islas de la Bahía (subdivisión política), creado en 1872, es el departamento más septentrional y completamente insular de Honduras. En el censo nacional de 1992, se sugirió que la población de las Islas de la Bahía era de más de 30,000 personas, la mayoría de las cuales vivían en Roatán, cerca del 66.2%. Un censo reciente sugiere que la población ha crecido a 100,000. Los principales centros de población en Roatán son Coxen Hole, French Harbour y Oak Ridge. Ciudades más pequeñas incluyen West End, Sandy Bay y Punta Gorda. La mayoría de las personas en la isla son bilingües (español e inglés) provenientes de un patrimonio cultural de inglés decente, africano caribeño, indio y centro y norte de América. También escucharás dialectos de garifuna y creole. Roatán es la única isla de la bahía con un extenso sistema de comunicación y carreteras. El número de turistas que visitan las Islas de la Bahía anualmente excede ahora a la población. Este turismo se basa principalmente en el buceo. En 1969, cerca de 900 turistas visitaron estas islas para la recreación relacionada con el buceo. Esa cifra aumentó a 8,000 en 1988, y se duplicó a 17,00 en 1992. Con la expansión de la pista del aeropuerto en 1990 y la finalización de la primera terminal de cruceros en 2000, esa cifra ha aumentado sustancialmente y, de acuerdo con estimaciones recientes, el número de turistas ahora excede 250,000 por año.

Cuando el Gobierno de Honduras declaró a las Islas de la Bahía como "zona turística" el 30 de marzo de 1982, la principal autoridad reguladora para la conservación de las Islas de la Bahía fue transferida al Ministerio de Cultura y Turismo de Honduras. La creciente preocupación por el equilibrio crítico entre la salud ambiental y la prosperidad económica en las Islas de la Bahía ha llevado al desarrollo de varios planes, que abordan la conservación y las iniciativas para aumentar el turismo. Los esfuerzos incluyen varios estudios de los ecosistemas marinos de Bay Island, estudios sobre el manejo de cuencas y la protección forestal y el trabajo actualmente en curso en RIMS. Los esfuerzos de conservación más importantes de las Islas de la Bahía todavía están en producción; una iniciativa gubernamental para desarrollar un plan de gestión ambiental para ayudar a lograr el desarrollo sostenible y prevenir el deterioro de los recursos naturales de las Islas de la Bahía.