Reserva ahora
1-954-929-0090 | 800-227-3483 RESERVATIONS

Sobre Roatán

  • location_map2

Roatán está situado en el Caribe Occidental (16 ° S, 86 ° O) aproximadamente 56 km al norte de la Honduras continental.. Roatán es la más larga y desarrollada de las Islas de la Bahía con un área de 12,740 hectáreas. Cuenta con 48 km de longitud de Este a Oeste y entre 1,6 y 3,2 km de ancho de N a S. Las otras islas importantes son Guanaja (75 km2) and Utila (41 km2). Estas Islas forman una medialuna de 120 km junto con tres islas más pequeñas similares, Helene, Morat y Barbareta y 65 pequeños cayos, 23 de los cuales se encuentran fuera de Roatán.

Las temperaturas en Roatán oscilan entre 22,5 y 28 grados Celsius. La temporada de lluvias es entre Octubre y Enero. La cantidad de lluvia caída anualmente alcanza los 6 pies o 2.000 mm, muchos de los cuales caen durante la temporada de lluvias. Mientras que la duración de la temporada seca puede variar, la longitud en promedio de este periodo es de 3 meses. Menos de 100 mm de precipitación ocurren generalmente desde Febrero hasta Junio, junto con el periodo seco que ocurre de Marzo a Mayo. Las aguas cálidas y cristalinas que rodean Roatán tienen una temperatura que oscila entre los 23 y 26 grados Celsius.

Las Islas de la Bahia, Bay Islands, se encuentran en el cinturón de los vientos Alisios por lo que vientos de este a sudeste que oscilan entre los 30 y 41 kilómetros por hora, son relativamente constantes. En el mes de Agosto son habituales periodos de hasta 5 días de calma, y cada invierno, al menos 5 de cada 7 frentes fríos provenientes de Norte América, llegan a las islas generando vientos desde el norte y el oeste, cielos muy cubiertos y lluvias prolongadas. En la costa norte de las islas, los vientos típicamente soplan desde el este. La casi continua influencia de los vientos Alisios resulta una condición característica de alta humedad relativa. Si bien Roatán se encuentra más hacia el oeste de los caminos de la mayoría de los huracanes del Atlántico, uno grande es estimado cada 10 años. Antes del Huracán Mitch en 1998, el Huracán Fifi en 1974 fue el peor de los últimos años: la velocidad del viento alcanzó más de 160 kilómetros por hora y cayeron más de 508 mm de lluvia.

Roatán tiene una (cadena montañosa; solo el 2% está considerado a nivel (menos 5% grados). Sus variados picos escarpados, algunos ascienden a 400 metros, hacen de la isla un suelo no apto para la agricultura. Mientras que la mayoría de la isla posee pendientes entre 30º y 75º, algunas de ellas pueden llegar a los 90º. La mayor parte de las áreas que están a nivel del suelo son pantanosas.

La vegetación de la isla ha sido modificada a través de los años debido a la introducción de la agricultura y de especies exóticas (nuez de la India, mangos y almendros). A pesar de la alteración producida, el clima cálido y húmedo aun tolera una exuberante variedad de vida vegetal. Más del 50% de la isla se encuentra bajo cubierta forestal. Varios tipos vegetativos prevalecen. Primarios, secundarios, mezclados y bosques de pinos se encuentran en las crestas superiores. En la parte inferior de las laderas del valle pueden encontrarse pequeños bosques de maderas duras, densas palmas, lianas, orquídeas y helechos. Los bosques espinosos son algo generalizado en Roatán. También hay varias áreas de manglares y densa vegetación alrededor de la isla.

Los pinos nativos y robles que impactaron a Colón e hicieron que nombrara las Islas en su nombre, aún existen, aunque no cubren ningún área extensa. Otras especies nativas incluyen el gumbo-limbo, cecropias, higueras y muchas palmeras. Los troncos y las ramas de cada árbol son el hogar de una variedad de orquídeas, lianas, helechos y bromelias. Los sitios más secos son el hogar de las acacias y mimosas con sus afiladas espinas.

Los ecosistemas terrestres en Roatán soportan una abundante vida salvaje. Mientras muchos de los animales que se encuentran aquí son los mismos que habitan el continente, el aislamiento de las islas de la Bahía ha generado la oportunidad para que evolucionen algunas especies endémicas. Actualmente existen 9 especies y 2 sub-especies de fauna endémica en las Islas de la Bahía. Algunas de ellas son el Loro de Roatán (Amazona xantholora), el Picure de Roatán (Dasyprocta ruatanica), la serpiente de coral de Roatán (Micrurus ruatanica), la zarigüeya ruatanica (Marmosa ruatanica) y la Rosy Boa (Boa constrictor). Cinco de las especies son moluscos descriptos por el Profesor Emilio Garcia de la Universidad del Estado de Louisiana en cooperación con RIMS. La fauna salvaje que se ha extinguido o ha sido extirpada de las Islas de la Bahía incluye la foca fraile caribeña (extinta), el manatí de las Islas Orientales y el pájaro bobo de patas marrones y rojas.

El departamento de las Islas de la Bahía, (sub-división política), creado en 1872, es insular y está situado al norte de Honduras. El censo de 1992 sugirió que la población de las Islas de la Bahía era de más de 30.000 personas, la mayoría de ellas viviendo en Roatán. Un censo efectuado recientemente sugirió que la población ha crecido a 100.000. Los mayores centros de población de Roatán son, Coxen Hole, French Harbor y Oak Ridge. Ciudades más pequeñas son West End, Sandy Bay y Punta Gorda. Mucha de la gente de la isla es bilingüe (español e inglés), provenientes de una herencia cultural de ascendencia Británica, Africanos del Caribe, Indios y Centro y Norte Americanos. También se escuchan dialectos como el Creole y el Garifuna. Roatán es la única isla de la Bahía con una amplia carretera y sistemas de comunicación. Actualmente, el número de turistas que visitan las Islas de la Bahía anualmente, supera la población existente. Este turismo está basado principalmente en buceo. En 1969 alrededor de 900 turistas visitaron estas islas para practicar buceo recreativo. Ese número se incrementó a 8000 en 1988 y duplico a 17.000 en 1992. Con la expansión de la pista de aterrizaje del Aeropuerto en 1990 y la finalización de la primera terminal de cruceros en el año 2000, el número se ha incrementado substancialmente y, de acuerdo a estimaciones recientes, el número de turistas supera actualmente los 250.000 por año.

Cuando el Gobierno de Honduras declaró “zona turística” a las Islas de la Bahía, el 30 de Marzo de 1982, la principal autoridad de control para la conservación de las Islas de la Bahía fue transferida al Ministerio Hondureño de Cultura y Turismo. La creciente preocupación por el equilibrio crítico entre la salud ambiental y la prosperidad económica en las Islas de la Bahía, ha conducido al desarrollo de varios planes, que abordan tanto la conservación y las iniciativas para aumentar el turismo. Los esfuerzos incluyen varios estudios sobre los ecosistemas marinos de las Islas, orden de las cuencas hidrográficas y protección de los bosques y el trabajo actualmente en curso en Instituto de Ciencias Marinas de Roatán, RIMS. Los esfuerzos de conservación más importantes de las Islas de la Bahía están aún en producción a fin de lograr una iniciativa gubernamental para desarrollar un plan de gestión ambiental para obtener un desarrollo sostenible y evitar el deterioro de los recursos naturales de las Islas de la Bahía.

Cerrar